Las obras de Germán Castro Caycedo llevadas a la televisión

Las obras de Germán Castro Caycedo llevadas a la televisión

Catalina Castro Moreno es la única hija de Germán Castro Caycedo con su esposa, la también periodista Gloria Moreno de Castro. Durante su asistencia al homenaje realizado en el marco de la Feria Internacional del Libro de Bogotá de este año (2022), la arquitecta concedió una entrevista en el canal público Canal 13, el cual es dirigido fundamentalmente a una audiencia juvenil.

El programa llamado ‘Toma el Control’ tiene, como particularidad, un presentador que se comunica con sus entrevistados a partir del lenguaje de señas, y, por esta vez, abordó un tema muy especial: la conversión de 0bras literarias a la televisión. Algo que es muy importante para destacar del legado de Castro Caycedo.

Los libros del escritor que fueron llevados a la televisión, fueron Mi alma se la dejo al diablo, La Bruja, Objetivo 4 y Una verdad oscura, todos con un considerable éxito. Sobre estas producciones, Catalina Castro afirmó que Mi alma se la dejo al diablo es especial para ella, pues viajó con su padre al Amazonas para presenciar la filmación de la película inspirada en el libro, una historia espléndida basada en hechos reales y que se quedó en la memoria de los pobladores del sur de Colombia como si fuera para integral de la memoria de sus territorios.

“La historia le llegó cuando trabajaba en El Tiempo haciendo un reportaje sobre una vieja cárcel. Alguien le contó que se había encontrado un diario y esa fue la historia de Mi alma se la dejo al diablo. Ya después es la proeza de haber perseguido la historia, los personajes y la manera de haber narrado la selva”, dijo Catalina en el programa.

Para muchos lectores, las obras de Castro Caycedo son perfectas para la televisión y el cine, pues su narrativa tiene  un sello especial en el estilo: sacar la lectura de una élite y convertirla en un contenido adaptado para todas las personas. Tal vez este es el resultado que surge de decenas de libros escritos y un millar de programas de televisión: buscar llegar a los lectores como si fueran la audiencia, buscando el entendimiento y haciendo de la literatura también un producto masivo sin dejar a un lado la estética y la calidad.