LA MARIHUANA EN LA ÓPTICA DE GERMÁN CASTRO CAYCEDO

LA MARIHUANA EN LA ÓPTICA DE GERMÁN CASTRO CAYCEDO

“El Gobierno de Estados Unidos clasificará a la marihuana como una droga con el mismo nivel de riesgo de medicinas bajo receta como los esteroides anabólicos, según informaron este martes los medios estadounidenses”.

Fuente: El Nuevo Diario

El pasado 30 de abril, el diario The Washington Post y las cadenas de televisión MSN, CNN y NBC difundieron la noticia. No obstante en Colombia poco se ha dicho. “Desde 1971 la marihuana en Estados Unidos ha estado clasificada en la misma categoría que la heroína, las metanfetaminas y el ácido lisérgico LSD”, afirma el Nuevo Diario en su edición del mismo día.

Cuando en Estados Unidos se anuncia la reclasificación inminente del cannabis en la categoría de “droga de bajo riesgo” merece la pena recordar la postura firme de Germán Castro Caycedo quien, a través de su ejercicio del periodismo escrito y televisivo, calificó la guerra contra las drogas, como una “guerra ajena” y advirtió sobre su posible fracaso y las nocivas consecuencias para nuestro país en número de víctimas y daños ambientales.

Desde 1971, Germán trascendió la discusión sobre el consumo de las drogas en Colombia y llegó hasta su origen, sosteniendo la hipótesis de que la expansión de los cultivos de esta planta en Colombia se dio justo después la guerra de Vietnam, y se sostuvo en la adicción de miles de excombatientes estadounidenses.

«Les declararon dos guerras los vietnamitas a los gringos y ganaron dos: una la de guerrillas y la otra, la de la droga. […] El primer parte de derrota de esa guerra es Woodstock; a los cinco años de la invasión, medio millón de gringos arrastrándose por el suelo y diciendo “Viva el amor y no a la guerra”. Afirmó en entrevista para City TV con Darío Restrepo Vélez.

Castro Caycedo difundió de manera reiterada y por diferentes medios (artículos de prensa, programas de televisión, libros y entrevistas) su amplia investigación. Entre las décadas del 70 y 80, se centró en comprender los inicios del fenómeno en la costa Caribe, más precisamente en la Sierra Nevada, donde se establecieron los primeros cultivadores y también la primera casta de narcotraficantes, que después evolucionaron en número para mandar grandes cargas en avionetas pilotadas por exmilitares de la guerra en el sudeste asiático.

«La trajimos en el treinta (1930) como cáñamo para hacer telas y cuerdas desde Asia. Estaba abandonada en el costado noroccidental de la Sierra (Nevada de Santa Marta). […] Hablé con tres narcos que son: Kike Dávila, que está preso; Toño Caballero y Kike Lafaurie, quienes me contaron la historia. […] Los primeros narcotraficantes eran de la clase alta de Santa Marta», aseguró en la citada entrevista con Darío Restrepo Vélez.

En otra entrevista concedida a Francisco Celis para El Tiempo, en el año 2014, a raíz de la publicación de Nuestra guerra ajena, insistió en que las posturas descritas en el libro eran una crítica a “un Estado [colombiano] indigno”. En esta publicación, confirmó su investigación sobre el origen del narcotráfico en Colombia a partir de la marihuana:

[Estamos hablando] de 1964, mediados de los sesenta. Yo hablé toda una noche con tres de esos estudiantes de la época en el Club Santa Marta, dos samarios y un barranquillero, y me contaron la historia. “Sí, empezamos a llevarles marihuana en maletas. Dos, tres, cuatro. Pero luego se vinieron los mismos gringos en sus aviones Douglas DC3 y DC4 y empezaron ellos mismos a transportarla”. Ya no hicieron contacto con la alta clase social de la costa, sino con el tanqueador de sus aviones, los lustrabotas, los porteros de hotel, y así́ entró la clase popular al tráfico de marihuana. Y empezó́ la guerra y la violencia. Colombia es víctima directa de la guerra de Vietnam en ese sentido. Esta terminó y se vinieron con pilotos de Vietnam, con dólares y aviones desde Estados Unidos«.

Sin embargo, su lucha y sed por conocer los orígenes de este fenómeno, se remontan años antes de la publicación del libro. Desde 1971, dedicó mucho tiempo a tratar de descifrar cuáles entes controlaban el tráfico en Colombia, y luego sus investigaciones se vieron expuestas en varios episodios de Enviado Especial (1983, 1986 y 1987). Fue por esta vía que llegó a un tema crucial en su discusión y postura crítica frente a la política de lucha contra las drogas: la erradicación química y aérea, que tuvo consecuencias devastadoras sobre el medio ambiente y la salud humana. Este ataque certero e irracional sobre cultivadores y los ecosistemas circundantes, se contraponía a una próspera y emergente economía estadounidense en torno a la marihuana; la apertura a legalizar su cultivo y consumo, y el aprovechamiento de la planta en diversidad de productos.

En la emisión de 1983, en efecto, advirtió sobre el uso del Paraquat, utilizado en Colombia para la erradicación de cultivos. Se trata de un plaguicida altamente toxico que los Estados Unidos le estaban vendiendo a Colombia para alentar la fumigación masiva, pero que, según el documento presentado en el programa, no estaban dispuestos a utilizar en su propio país. A pesar de que algunos organismos oficiales, así́ como la población estadounidense, rechazaban su uso, la Administración de Control de Drogas (DEA por su sigla en inglés) había adelantado una campaña para promover su venta, que llevó a una demanda por parte de los mismos estadounidenses en contra del Estado. Esta terminó en la prohibición de su uso en los Estados Unidos. Sin embargo, en nuestro país, el plaguicida se distribuía sin contratiempos. “Entonces preguntamos, ¿por qué sí quieren obligarnos a que lo hagamos en Colombia?”, cuestionó al aire.

Para el segundo programa, en 1986, Estados Unidos ya producía el 60% de la marihuana que se consumía en su país. El desarrollo del cultivo había sustituido las importaciones de cannabis, entre ellas las de Colombia, evitando que millones de dólares salieran de su territorio:

Una industria que progresa año tras año en forma vertiginosa. Por ejemplo, en 1966 se calcula que la cosecha de marihuana costó allí unos 25.000 millones de dólares. Esto es mucho más de lo que costó la del maíz, y los Estados Unidos son los primeros productores de maíz del mundo. En el año 67 se calcula que pasará de los treinta o treinta y dos mil millones de dólares. Esto se ha debido a que este gran pueblo norteamericano, que progresa en todo, se ha volcado con tecnología, con fomento hacia este cultivo. Ellos toman este progreso como una cosa patriótica, porque creen que, cuanto más siembren, menos dinero saldrá de los Estados Unidos para comprar marihuana en otros países..

Para el año 2021, la explotación del cannabis representaba para Estados Unidos 85.600 millones de dólares.

En 1987, año de la tercera emisión entrevistó al científico Ed Rosenthal, autor libros sobre el tema, a Dale Gieringer y Jon Gettman, director y segundo vocero, respectivamente, de la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes de Marihuana (NORML, por su sigla en inglés), y a Steve Hager, presidente de la revista especializada High Times. Ante las cámaras, Rosenthal aseguró que “Es insano que el Gobierno colombiano permita ser fumigado con herbicidas, eso es destruir la tierra […]. La marihuana colombiana está en el último lugar de las listas de precios en comparación con la marihuana doméstica de los Estados Unidos (500 dólares la libra, contra 3000 dólares)”.

Por su parte, Gettman, dijo que en Estados Unidos no se utilizaba ningún herbicida y que se avergonzaba del comportamiento del Gobierno estadounidense frente a algunos países latinoamericanos, como Colombia y Guatemala. Hager, confesó que el Gobierno estadounidense obtenía la mayor parte de información sobre las drogas de su revista, a la que estaban suscritos las estaciones de policía y cada agente de la DEA.

Las ventas de la industria química parecían empañar el respeto a los derechos humanos. Un ciclo interminable que, tras años de denuncias persistentes del periodista, sigue presente en otras dimensiones. Véase, por ejemplo, el dominio de China en la FAO, donde también permite el uso de químicos altamente dañinos en la agricultura de los países más pobres, compuestos producidos en su territorio con altos rendimientos.

O todos en la cama, o todos en el suelo. […] Los Estados Unidos quieren que en América Latina se utilice Paraquat mientras ellos no lo están utilizando, no lo han utilizado ni lo van a utilizar”. Y agregaba: “el mismo fabricante no lo aconseja para ser usado masiva e indiscriminadamente. En Colombia se está usando en algunos cultivos. Pero no es lo mismo echarlo a unos lotes de algodón controlados que hacerlo masivamente. Es decir, cubrir las sierras, las montañas, los ríos, cubrir la fauna, cubrirlo todo, en una carrera loca por acabar con la marihuana que al fin y al cabo, y la experiencia lo demuestra, que se fumiga aquí y se erradica aquí, y aparece en otro lugar.

Germán Castro Caycedo en Enviado Especial.

A través de muchos datos, Castro Caycedo concluía que lo que le preocupaba al Gobierno estadounidense realidad, era que la marihuana producida ilegalmente desde Colombia llegara envenenada con Paraquat a sus consumidores en Norteamérica. De alguna manera, los resultados positivos de una guerra solo deben sentirse en territorio de la gran potencia. Para este caso en particular, las enfermedades, la toxicidad y la muerte, debían permanecer en el cono sur.

Ante la nueva posición de Estados Unidos, se confirman todas las advertencias que Castro Caycedo hizo en sus programas y en sus crónicas escritas: la guerra contra las drogas parece haber sido una de las más grandes equivocaciones del mundo, precisamente por su alto costo en vidas humanas, sus efectos desastrosos sobre el medio ambiente y por poner en evidencia que una gran potencia es capaz de obviar las razones más contundentes y los argumentos científicos a la hora de rociar con químicos que tiene prohibidos en su propio territorio. Potencia que de, igual manera, bajo la excusa de “combatir el narcotráfico” en Colombia, es la misma que autoriza los cultivos desde hace décadas y en varios de sus estados, bajo invernaderos e hidropónicos, y a los cuales les han sacado provecho desde hace más de medio siglo.

Hoy, cuando se anticipa que Estados Unidos a través de las mismas entidades que suponían combatir el narcotráfico en Colombia (DEA, Departamento de Salud y Servicios Humanos) clasificará a la marihuana como “una droga con el mismo nivel de riesgo de medicinas bajo receta como los esteroides anabólicos, según informaron este martes los medios estadounidenses”, la insistencia de Germán Castro Caycedo en advertir los intereses que motivaban la guerra contra las drogas cobra más fuerza que nunca. Desde 1971, hasta el último día de su vida, alertó a la opinión pública y a los organismos del Estado Colombiano sobre los perjuicios sociales y ecológicos, en los cuales solo los colombianos llevaban las de perder. Muchas veces criticado y puesto en la mira, pero la historia le da una vez más razón. Desde donde esté, seguramente estará preguntándose, ¿para qué sirvieron 5 décadas de sangre y masacres ambientales, si el discurso de la potencia mundial hoy cambia de rumbo, nuevamente para favorecer a sus propios intereses?

Un gran paso impulsado por Colombia

En marzo de 2023, el liderazgo de Colombia en la reforma del enfoque global sobre las drogas obtuvo un respaldo significativo en la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas. Durante el evento, que tuvo lugar en Viena, Colombia y Bolivia dirigieron un debate sobre los derechos humanos en las políticas de drogas, destacando la necesidad urgente de revisar las estrategias actuales. Desde luego, los altos costos en vidas y la exaltación de la violencia como consecuencias del enfoque actual, fueron las razones expuestas por los dos países para sensibilizar a la comunidad internacional sobre este problema.

Los delegados y altos representantes de 61 países respaldaron la propuesta colombiana que consistía en poner los derechos humanos en el centro de la discusión, al tiempo que destacaron los beneficios de la hoja de coca para otros fines de aprovechamiento y explotación, y su trascendencia cultural para las comunidades originarias de América Latina. Como resultado, se impuso al enfoque centrado en la salud pública. Este respaldo internacional que se da por primera vez en la historia y dio origen a una resolución posicionó a Colombia como el principal promotor de un cambio de orientación en las políticas de drogas a nivel global, promoviendo soluciones que priorizan los derechos humanos y la salud.

FILBo 2024: ¿Qué autores te habría recomendado Germán Castro Caycedo?

FILBo 2024: ¿Qué autores te habría recomendado Germán Castro Caycedo?

La Feria Internacional del Libro de Bogotá, fue siempre una oportunidad para el encuentro de Germán Castro Caycedo con sus lectores. Hace tres años que no se repiten las filas de seguidores y las conversaciones que pedían detalles de los viajes por territorios recónditos que emprendió para convertir noticias en historias fascinantes. Tres años sin su presencia física, persistiendo en exponer temas que trascienden las décadas: la minería, el narcotráfico y su guerra fracasada, la pobreza rural, la violencia que surge en el terreno fértil de un Estado ausente, la contaminación ambiental producida por las grandes corporaciones mineras e industriales. Germán, como lo determina una especie de ley incontrovertible de la vida del escritor, también era un lector consagrado y, en razón de la FILBo2024, en esta nota queremos hablar de sus preferencias y las recomendaciones literarias que compartía con su entorno.

Castro Caycedo, además de haber vivido con una gran curiosidad por los fenómenos antropológicos y sociológicos, también era un lector empedernido. Sus lecturas pasaban por la ya mencionada antropología, la política, la historia, el infaltable periodismo, y también la literatura. Su curiosidad infinita parecía no dar lugar a la hiperespecialidad en lo que respecta a los libros, sino que, por el contrario, impulsaba una obsesión por indagar de manera detallada en el fenómeno humano.

Resulta necesario explicar el tránsito de las teorías sobre el comportamiento del hombre y sus costumbres al periodismo y, por qué no, a la literatura; siendo esta para él un recurso de valor técnico, además de la entretención y la riqueza cultural que se obtienen al practicarla. Esto, como un paso necesario para llegar al objetivo de esta nota que son los títulos recomendados por nuestro personaje.

Empezamos por hacer énfasis en una afirmación reiterada por el mismo escritor: «soy, ante todo, un periodista». A partir de esta, llegamos al relato en el formato periodístico de la crónica y el reportaje, hábilmente – según sus propias palabras – montado sobre la estructura de la novela; incluyendo elementos de ambos estilos. Es así como se sostiene un género en sí mismo, su estilo: la narrativa no ficción.

«Tomemos el último libro «Mi alma se la dejo al diablo». La historia resumida: apareció el cadáver de un hombre en la selva, o mejor, un esqueleto y una biblia al lado. Yo saqué eso de un periódico, una noticia por allá escondida a una columna. Entonces, simplemente me fui y comencé a desenredar la madeja, hablé uno por uno con los 28 ó 29 personajes que habían tenido que ver con esa historia, además hablé con muchas personas. Una vez tuve los relatos, los monté sobre un chasis, es decir, me robé la estructura de la técnica de la novela. Cogí elementos como el diálogo, el manejo del tiempo, el factor sorpresa y me valí de lo que se llama una secuencia rota, porque eran dos historias que tenían que cruzarse. Son relatos de muchas personas montadas sobre eso, con un ritmo y una cronología que le dan forma al relato».

Respuesta en entrevista concedida al periódico ‘Juventud Trabajadora’ en 1984.

Vamos a obtener, a partir de esta explicación, las recomendaciones de un periodista. Un observador que valora las habilidades de una buena pluma, la narrativa y la capacidad de enganchar al lector, una obstinación de los escritores que hasta el mismo García Márquez ha revelado sin temor. También los textos que un periodista considera imprescindibles para comprender el comportamiento humano, la historia universal y la narrativa, especialmente representada en escritores connacionales.

  1. Los cronistas de Indias: narradores de la conquista y colonización de América. Se destacan Bernal Díaz del Castillo, Bernardino de Sahagún y Fray Bartolomé de las Casas, que contaron en detalle el encuentro entre culturas o entre los dos mundos. Si bien el eurocentrismo y el cristianismo condicionaron los juicios e interpretaciones, se destaca, desde la perspectiva de Castro Caycedo, la precisión en los detalles y la habilidad para reflejar las fascinación por el paisaje y la cultura.
  2. Antropología: Lévis – Strauss y Oscar Lewis. El primero, pionero de la antropología estructuralista que trata de interpretar los sistemas humanos a través de elementos culturales como los rituales, los mitos y las instituciones sociales. El segundo, Lewis, destacado en la antropología aplicada y padre de la teoría del ciclo de la pobreza.
  3. Literatura: la corriente francesa conocida como naturalismo fue fundamental para él, especialmente por su acercamiento profundo del conflicto social y la pobreza, condiciones características de la sociedad colombiana que encontró en sus viajes. De aquí, se destacan Èmile Zola, Guy de Maupassant, Honoré de Balzac. Fuera de esta corriente aparecen nombres como Albert Camus y Gustave Flaubert, cuya narrativa también encaja en una representación a veces descarnada de la humanidad. También figuran clásicos rusos como Antón Chejov, Leon Tolstoi y Fiódor Dostoyevski.
  4. Autores nacionales: entre los más admirados en la ficción aparecen los nombres de Antonio Caballero, Laura Restrepo y Juan Gabriel Vásquez. En cuanto al periodismo, los cronistas de El Espectador que leyó siendo joven: Camilo López y Germán Pinzón.  Sus contemporáneos Patricia Lara, Daniel Samper Pizano y Olga Behar. Una categoría especial para narradores de la conflictividad social como Enrique Santos Calderón, Darío Villamizar y Camilo González que han profundizado en el conflicto armado y los esfuerzos de paz. Como fuente histórica, se destaca el nombre de Jorge Villegas Arango, Germán Arciniegas y múltiples ensayistas sobre esta temática.
  5. Otros autores universales: entre estos, el primero y más admirado es, sin dudarlo, Gabriel García Márquez; quien está acompañado en la categoría por Ernst Hemingway, José Saramago, y los latinoamericanos Mario Vargas Llosa, Julio Cortázar y Jorge Luis Borges y Leonardo Padura.

Es importante destacar que, para Castro Caycedo, el realismo y la “no ficción” se convirtieron en elementos fundamentales de su obra, precisamente por su cercanía con los formatos periodísticos. Un compromiso vocacional que mantuvo hasta sus últimos días.

«Desde que Truman Capote comenzó a incursionar en lo que llamó la novela verídica por allá en el año sesenta y tantos, yo he visto que el público quiere saber que Pedro Rodríguez murió en Pacho (Cundinamarca) el 25 de abril de 1979 y no que Pedro Rodríguez murió en la página 69. La gente quiere que le digan qué está pasando, quiere el testimonio.

Para no ir muy lejos, la hija mía tiene seis años y medio, yo converso mucho con ella y siempre le cuento cosas, también le cuento cuentos. Siempre, antes de comenzar cualquier relato, me dice tres y cuatro veces: “¿eso es verdad o es un cuento tuyo?». Tan pronto le digo esto sucedió y es verídico, inmediatamente se para en un punto de escucha muy específico, es como si se comprometiera con el relato. Yo creo que eso le está pasando a la gente hoy en el mundo».

Respuesta en entrevista concedida al periódico ‘Juventud Trabajadora’ en 1984.